jueves, 4 de diciembre de 2008

Hospedaje


6 comentarios:

Alegría dijo...

pero cómo te envidio... Una cosa, por fastidiarte un poco, que la envidia es muy mala... Ayer, hablando con alguien que conoce Argentina, le hablaba de lo bella que me parece y asintió pero me dijo que es un país extremadamente peligroso, ¿es verdad?

Carlos dijo...

No, no me envidies, Ale :)

No sé si peligroso es el término adecuado, si es cierto que es un país que perdido el tren de la historia, a partir del desempeño de una clase gobernante, que nos ha dirigido siempre pensando en su beneficio personal.

También es cierto que es un país hospitalario, generoso, de una cultura desbordante, vital. Y uno sueña en su despegue, pensando en las futuras generaciones.

Un beso.

Alegría dijo...

...uy Carlos, de esas "clases gobernantes" hay muuchos, y aunque ahí es donde más aferro a la nihilidad, sospecho que no estaríamos muy de acuerdo...

Carlos dijo...

Si, ya sé, pero sería bueno que cada vez hubiera menos de ese tipo de gente.

Qettah dijo...

Que fin de semana te viene bien para invitarme a esta casita ... ¿tuya? (voy a hacerle ojitos, ejem, ajaja)...

Qettah

Carlos dijo...

No no es mía, pero estoy autorizado para intercambiarla por un faro. :)